lunes, 24 de octubre de 2011

La atmósfera

Para vivir necesitamos respirar el oxígeno que contiene el aire que nos rodea. Si subes a la cima de una montaña de gran altura, sentirás mareos porque el oxígeno que introduces en los pulmones con cada inhalación no es suficiente…. ¿Hasta qué altura podríamos subir, por ejemplo en un globo, sin problemas para respirar?
¿QUÉ ES UNA ATMÓSFERA?
Una atmósfera es una capa formada por la mezcla de varios gases que rodea a un objeto celeste (como la Tierra) cuando este ejerce una fuerza de atracción gravitatoria suficiente para impedir que escapen.
Quizás entiendas mejor lo que supone la fuerza gravitatoria si piensas en lo que pesas. Nuestro peso no es más que una medida de la fuerza con que la Tierra nos atrae; si no existiera esta fuerza flotaríamos, como seguro que has visto en las imágenes de los astronautas andando sobre la superficie de la Luna.
Pues al igual que tú pesas, los gases de la atmósfera pesan, y de hecho el peso de la columna de aire que tenemos sobre nuestras cabezas ejerce sobre nosotros una presión, que llamamos presión atmosférica.
La atmósfera que rodea al planeta Júpiter, por ejemplo, está constituida por hidrógeno y helio, la de Marte contiene sobre todo dióxido de carbono, y en cambio la Luna no tiene atmósfera.
LA COMPOSICIÓN DE LA ATMÓSFERA TERRESTRE
La atmósfera terrestre o capa de aire que rodea a la Tierra está constituida por una mezcla de gases, agua y polvo. Entre los gases predominan el nitrógeno (que supone el 78% del total) y el oxígeno (que supone el 21%).
En menor proporción contiene dióxido de carbono (el 0,03%), que es el gas que consumen las plantas para realizar la fotosíntesis y poder así fabricar sus alimentos. El contenido en ozono es mucho menor, pero la presencia de este gas es fundamental, ya que impide que pasen los rayos ultravioleta procedentes del Sol, que destruirían a los seres vivos, imposibilitando la vida sobre la Tierra.
El contenido en vapor de agua del aire varía completamente según los valores de la temperatura y de la humedad relativa del aire.
Ya en menor proporción, la atmósfera contiene monóxido de carbono y los llamados gases nobles (argón, helio, neón, criptón y xenón).
¿CÓMO SE FORMÓ LA ATMÓSFERA TERRESTRE?
La mezcla actual de gases que componen la atmósfera se ha desarrollado a lo largo de 4.500 millones de años. La atmósfera original debió estar compuesta únicamente de emanaciones volcánicas.
Como los gases que emiten los volcanes no contienen oxígeno, se han tenido que desarrollar una serie de procesos para dar lugar a la atmósfera actual. Uno de estos procesos fue la condensación. Al enfriarse, la mayor parte del vapor de agua de origen volcánico se condensó, dando lugar a los antiguos océanos.
También se produjeron reacciones químicas. Parte del dióxido de carbono debió reaccionar con las rocas de la corteza terrestre para formar carbonatos, algunos de los cuales se disolverían en los nuevos océanos.
Más tarde, cuando evolucionó en ellos la vida primitiva capaz de realizar la fotosíntesis, los organismos marinos recién aparecidos empezaron a producir oxígeno.
Hace unos 570 millones de años, el contenido en oxígeno de la atmósfera y los océanos aumentó lo bastante como para permitir la existencia de la vida marina. Y hace unos 400 millones de años, la atmósfera contenía ya el oxígeno suficiente para permitir la evolución de animales terrestres capaces de respirar aire.
LAS CAPAS DE LA ATMÓSFERA TERRESTRE
La atmósfera terrestre tiene un espesor de unos 1.000 kilómetros. Se divide en varias capas, según la composición del aire que las forma.
  1. La capa inferior, llamada troposfera, es la que está en contacto con la superficie de la Tierra. Llega hasta los 8 km de altura en los polos y los 16 km en el ecuador, y en ella la temperatura desciende con la altura, ya que el aire caliente asciende, y al hacerlo se expande y se enfría. En esta capa abundan el oxígeno, el nitrógeno y el dióxido de carbono, se forman la mayoría de las nubes y tienen lugar los fenómenos que constituyen el clima de cada zona del planeta.
  2. La capa siguiente es la estratosfera, que llega hasta los 50 km de altura y es rica en ozono. Como el ozono absorbe los rayos ultravioleta, esta capa está más caliente que la troposfera.
  3. La mesosfera va desde los 50 hasta los 80 km de altura, y en ella la temperatura desciende ¡hasta los -100 ºC!.
  4. La ionosfera se extiende desde los 80 hasta los 640 km de altura. En esta capa ya escasean los gases, y están cargados eléctricamente (están “ionizados”). También se le llama termosfera, a causa de las altas temperaturas que en ella se alcanzan (en torno a los 400 km se alcanzan unos 1.200 °C) debido a que esta capa es calentada por los rayos X procedentes del Sol.
  5. La región que hay más allá de la ionosfera recibe el nombre de exosfera y se extiende hasta los 960 km, lo que constituye el límite exterior de la atmósfera.
También en Mi primera Encarta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada